Comienza la Vendimia 2016

Llega la esperada vendimia a nuestras islas y con ella arrancan los trabajos de bodega, los viticultores y bodegueros estrechan las relaciones que durante años han mantenido entre la uva y el paladar.

Septiembre es, por excelencia, el mes de la vendimia en las Islas. No obstante, las singularidades climatológicas del Archipiélago y la existencia de viñedos en altitudes muy variables hacen que el proceso de recolección de la uva en el ámbito de la Denominación de Origen Protegida Islas Canarias se prolongue varios meses, convirtiendo en la vendimia más larga del Hemisferio norte. Los primeros racimos de este año se recogieron en Gran Canaria en el mes de julio y la previsión es que la vendimia finalice a finales de octubre e incluso principios de noviembre.
Los viticultores y bodegueros adscritos a la DOP Islas Canarias tienen la opción de comprar y vender uva en el ámbito del Archipiélago, un mecanismo que permite corregir el exceso de producción de algunas zonas y la carencia de la misma en otras. En 2015, gracias a este mecanismo se pudieron salvar una importante parte de los excedentes de uva de Lanzarote.
En 2015, las bodegas adscritas a la Denominación de Origen Protegida Islas Canarias cerraron la vendimia con la entrada de 1.220.870 kilos de uva recolectada y controlada, lo que supuso un incremento de 200.000 kilos con relación al año 2014.
Canarias es una de las cuatro regiones del mundo totalmente exenta de la terrible plaga de la filoxera. Todo el viñedo está a pie franco, posibilitando una interacción total planta suelo, lo que en parte explica la marcada mineralidad de los vinos canarios. En la actualidad se cuenta con más de 136 variedades diferentes identificadas. Las técnicas de cultivo empleadas son muy diversas, condicionadas por las características edafoclimáticas de cada zona, por las procedencias de los colonos inicialmente y por las necesidades intrínsecas de cada variedad.
La situación geográfica, la ausencia de filoxera, la diversidad climática y la importante tradición vitícola convierten a Canarias en una región de un importantísimo patrimonio vitícola.