La presencia en Fenavin de la DOP Islas Canarias, a través de su marca comercial Canary Wine, generó numerosa expectación, por las especiales particularidades, que los hacen únicos, de los vinos cultivados en el Archipiélago. Para estos dos días están previstas más de 50 reuniones profesionales, con el ánimo de ampliar el impacto de estos vinos tan especiales en Europa, América y Asia.

“El vino canario es de los más competitivo”, aseguró horas antes de la inauguración el presidente de Fenavin, Manuel Juliá.

En esta ocasión, la DOP Islas Canarias acude con una representación de las bodegas siguientes: Viñátigo, El Sitio, Balcón de La Laguna y El Lomo.

“Somos unos vinos muy atractivos para todos estos profesionales”, reconoce Manuel Capote (Bodegas Balcón de La Laguna). “Nuestros viñedos prefiloxéricos, las variedades únicas en el mundo, las elaboraciones distintas al resto del mundo, que nuestras elaboraciones sean en pequeñas cantidades, más artesanales, vinculadas a la agricultura heroica, con la mano del hombre en poda, recolección y tratamiento, todo eso es muy apreciado en el exterior”.

Borja de Mesa (El Lomo) añade que “no hay una referencia igual en el resto del mundo, con factores volcánicos (que aportan mineralidad) y viñas adaptadas a un clima hostil con unos resultados excepcionales”.

Para Juan Jesús Méndez (Viñátigo) Fenavin es “muy rentable y útil” para los intereses de los productores canarios, ya que a partir de estos contactos “se han abierto mercados para nuestros vinos, como los Estados Unidos, Bélgica y Canadá”.