*Por Álvaro Morales

José Luis Asenjo, experto vinícola y asesor de numerosos restaurantes, ha participado en un curso para sumilleres en La Guancha centrado en vinos italianos y franceses, pero en esta entrevista no para de resaltar la extraordinaria calidad y excepcionalidad de los caldos isleños por su condición volcánica, su “personalidad” y su escasa afección de la filoxera, lo que los hace casi “únicos en el mundo” y unos caldos “contra la globalización”. Eso sí, no entiende por qué el subsector y, sobre todo, los propios productores no se lo creen y, junto a las administraciones, los colocan en el lugar internacional que merecen sin ningún complejo ante la competencia de cualquier parte del planeta.

¿Qué destacaría de las características de los vinos canarios?

Destaco, sobre todo, su personalidad, su diferenciación respecto al resto del mundo, junto con algunos chilenos, y el potencial que tienen. Son vinos volcánicos que representan el mejor recuerdo de lo que debería ser la uva y los caldos, porque la filoxera ha cambiado al resto de la producción en gran parte del planeta, pero aquí no, como en Chile. Las variedades han tenido continuidad desde el siglo XVI y ese es un gran valor, como pasa con algunos vinos volcánicos de Grecia e Italia.

¿Cree que el subsector en las Islas está aprovechando lo suficiente esa relevancia, ese carácter único, en su penetración nacional y mundial?

No, creo que no. Canarias debería definir algún día qué quiere hacer con sus vinos de verdad, con su gran calidad. No se le está haciendo justicia a los vinos canarios. A su potencial. Son vinos únicos en el mundo por el tipo de suelo y los propios productores, las administraciones y el subsector se lo deberían creer. Son unos vinos contra la globalización. Pero se suele decir que, o bajan sus precios, o no logran mercado fuera…Y no es verdad. De hecho, cuando han empezado a ser más caros, a cuidar la calidad, es cuando más se está vendiendo.

¿Hay mucho margen aún de mejora y de llegada al mercado?

Claro. En todo. El margen es muy grande, siempre, en todo: en lo que hacen los bodegueros, las autoridades, la promoción de los vinos… Cada vez hay más vinotecas y lugares en los que se difunde bien, se vende bien la calidad de los caldos canarios, pero echo en falta más profesionales.

De ser productor en Canarias, ¿en qué zona y qué tipo de uva y caldos preferiría producir, en qué comarca…?

En realidad, en todos los lugares porque me encanta la personalidad que tienen los vinos canarios en su totalidad. Me gustan los de La Palma, El Hierro, los de Tenerife… cada isla tiene sus propias variedades desde hace mucho tiempo y todas tienen una calidad ya asentada. Lo que creo que debería hacerse cuanto antes es formar a más expertos en ventas, más profesionales para vinotecas y lugares especializados donde se explique con detenimiento estas características y el valor de estos vinos, porque donde se está haciendo bien esto, como en la vinoteca de La Laguna, con verdaderos profesionales, se está vendiendo mucho vino canario. Además, la gente que entra que va recomendada o da con el lugar, vuelve seguro y eso es muy importante.