El doctor en Viticultura y Enología Juan Carlos Sancha asegura que los vinos de Canarias han vivido una “revolución positiva” estas últimas décadas y han pasado de ser concebidos como una “curiosidad” a consolidarse cada vez más fuera de las fronteras de las Islas. “Hay gente que lo está haciendo francamente bien. El vino canario empieza a salir del entorno del archipiélago y a comercializarse. Y ese es el futuro”.

Sancha se encuentra en Tenerife, en el Campus del Vino organizado por la DOP Ycoden Daute Isora y con la colaboración de la DOP Islas Canarias, donde impartirá las tardes del 24 y el 25 de abril un curso sobre agricultura ecológica aplicada al viñedo y al vino. Las ventajas de esta práctica ecológica, explica, son claras. “Mejora la estructura y la microbiología del suelo”, gracias a la ausencia de herbicidas y fertilizantes sintéticos, y produce un suelo “mucho más vivo”.

Pero no es una novedad, apunta este experto en Viticultura. “La agricultura ecológica ha sido la única forma de producir uva hasta los años 60. Han sido la generación de nuestros padres y la nuestra las que han cambiado el modelo”.

Cómo volver a ese modelo más respetuoso con el medio ambiente es uno de los temas que abordará en su curso en el Campus del Vino, con el que espera sensibilizar a viticultores y bodegueros acerca de los beneficiosos de la agricultura ecológica también para la salud de los productores. Qué técnicas deben aplicarse, cuánto cuesta y cómo comercializar este tipo de vinos son otros de los puntos en los que incidirá Juan Carlos Sancha durante sus ponencias.

Admite Sancha que la agricultura ecológica es una técnica “más cara” desde el punto de vista de la contabilidad anual, pero que a largo plazo es más barata, porque, señala, “no esquilma los suelos ni maltrata nuestro entorno”.

No obstante, considera que la práctica de la viticultura ecológica es viable tanto en pequeñas bodegas como en otras más grandes y afirma que cada vez son más los clientes que consumen este tipo de vinos. “Es una apuesta de futuro”, recalca Juan Carlos Sancha. La población joven busca un mayor respeto por el medio ambiente y ellos son, indica, “los clientes del presente y del mañana”.