La novena edición de la Feria Nacional del Vino FENAVIN 2017 tendrá lugar del 9 al 11 de mayo en el pabellón de Muestras y Exposiciones de Ciudad Real con el decidido y asentado espíritu de promover el negocio, impulsar al sector como activo económico propio, fortalecer la cultura del vino e incrementar el consumo interno.

MARTES 02.05.2017 La Denominación de Origen Protegida Islas Canarias – Canary Wine acudirá a la presente edición de FENAVIN 2017 de la mano del Gobierno de Canarias en una zona propia del stand del Instituto Canario de Calidad Agroalimentaria (ICCA), junto a otras Denominaciones de Origen y Bodegas del Archipiélago.

En la edición del presente año la feria se reinventa creciendo también en extensión con 31.271 metros cuadrados en ocho pabellones, y vuelve a su esencia monográfica, porque se dedica en exclusividad al vino, pulverizado todos los récords, ya que se darán cita 1.802 bodegas, 70 Denominaciones de Origen y 17.000 compradores procedentes de 84 países, 14 más que en la edición de 2015.

Así mismo está prevista en FENAVIN la presencia de grandes comunicadores y la gastronomía tendrá también un papel central, con la presencia de Joxe Mari Aizega, director del Basque Culinary Center, y Josep Roca, sumiller de Can Roca. Como es habitual también, algunos de los nombres más reputados del sector vinícola a nivel internacional compartirán sus experiencias como es el caso de Robert Joseph, la japonesa Yumi Tanabe, Sara Jane Evans o el español Rafael del Rey y no faltarán los nombres de primera fila en el mundo del vino nacional.

Canary Wine lleva marcada una extensa programación de actividades comerciales y citas de negocios que incluye, además, la participación activa en las jornadas y conferencias formativas sobre cómo exportar mejor a distintos países o acerca de las últimas tendencias en marketing y nuevas tecnologías para optimizar la venta.

La DOP Islas Canarias – Canary Wine ha pasado de ser una de las revelaciones de los últimos años para convertirse en un referente del panorama vitivinícola nacional e internacional. Gran parte de su producción se destina a exportación y el éxito del modelo se debe a sus cultivos naturales evitando tratamientos químicos, el tratamiento artesanal en bodegas de pequeñas dimensiones priorizando trabajos y operaciones manuales, cultivos integrados en el paisaje de viñedos sin injertar, exentos de filoxera y de variedades exclusivas muchas de las cuales ya no existen en otros lugares del mundo, que hacen de Canary Wine y sus 52 Bodegas adscritas la máxima expresión del Terroir.